top of page

El ejercicio físico, clave para el tratamiento del cáncer de mama

La actividad física reduce el riesgo de enfermedades crónicas y los efectos secundarios de los tratamientos, y puede mejorar el pronóstico y la supervivencia.

Una maratón no tiene por qué durar 42 kilómetros, cada persona tiene el suyo. “El ejercicio durante el tratamiento fue clave para mantener mi estado de ánimo y cierta sensación de normalidad. Cuando atraviesas un cáncer tu vida da un giro dramático, donde apenas puedes controlar lo que ocurre”, afirma Diana (42 años). Le diagnosticaron su tumor de mama en plena pandemia. Su rutina cambió de golpe: pasó de trabajar, escalar y viajar a padecer menopausia precoz, mastectomía y goteros de tratamiento. “En ese escenario, hacer algo de actividad física me daba una sensación de poder hacer algo bueno por mí misma, mientras la quimio hacía su trabajo”, añade.


Según los últimos datos recogidos por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2023 se diagnosticarán 35.001 nuevos casos de cáncer de mama, siendo este tipo de tumor más frecuente entre las mujeres en nuestro país. En España, aproximadamente el 30% de los cánceres diagnosticados en mujeres se originan en la mama. Este tumor continúa siendo la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres. Tal y como afirma GEICAM en la actualidad, es posible hacerle frente con mejores resultados que hace unos años; pero se necesita mejorar la calidad de vida de aquellas que consiguen superarlo. Hoy se celebra el Día Mundial que trata de concienciar sobre esta enfermedad.


La actividad física, según las investigaciones, es una aliada en este tipo de patologías, ya que reduce el riesgo de enfermedades crónicas, los efectos secundarios de los tratamientos, puede mejorar el pronóstico y la supervivencia.




Reducción del riesgo

Teniendo en cuenta su carácter multifactorial, la reducción del riesgo de padecer esta enfermedad a través del ejercicio puede deberse a diferentes rutas biológicas. Ana Lluch, cocoordinadora del Grupo de Investigación en Biología en Cáncer de Mama del Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA, oncóloga del Hospital Clínico de València y catedrática emérita del área de Medicina de la Universitat de València., explica: “Sabemos que el ejercicio físico reduce, por ejemplo, el porcentaje de masa grasa corporal, que la obesidad y el sobrepeso en general implican niveles más altos de hormonas sexuales, así como un incremento de citoquinas proinflamatorias, por lo que disminuyendo estos niveles se evitaría un descontrol en la muerte celular programada de nuestro organismo, y una multiplicación celular descontrolada. El ejercicio físico, entre otros efectos, también refuerza el sistema inmunitario, disminuye el estrés oxidativo y los radicales libres”. Sin mebargo, Lluch aclara que es fundamental no establecer afirmaciones categóricas, ya que es necesaria más investigación que refuerce los hallazgos que se han hecho hasta el momento “y lograr más evidencia en cuanto a la cantidad de ejercicio físico necesaria para obtener una clara reducción del riesgo de padecer cáncer”.


De la teoría a la práctica

Las recomendaciones para pacientes con cáncer del Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM), son similares a los de la OMS para pacientes sanos: 30 minutos de caminata rápida durante cinco días a la semana. En este caso, para reducir el riesgo de otras enfermedades, también se recomienda realizar algunas actividades de fuerza combinadas con las aeróbicas. Un estudio mostró que las mujeres activas tras el diagnóstico de un cáncer de mama tenían un 67% menor riesgo de recaída y un 45% menor riesgo de muerte que aquellas que tenían un estilo de vida inactivo. Si tiene dudas sobre los beneficios y las pautas generales para pacientes, el grupo de investigación GEICAM, de forma general, sugiere evitar la inactividad, así como alcanzar siempre que sea posible las recomendaciones de las guías internacionales para la salud. Es importante realizar ejercicio durante el tratamiento, adaptando la intensidad a las necesidades de cada etapa. Esto ayudará a mantener la independencia física y a mejorar la calidad de vida del paciente. El ejercicio debería ser desarrollado por un profesional cualificado, individualizado, adaptado a cada nivel y basado en la evidencia científica.


FUENTE: https://elpais.com/salud-y-bienestar/2023-10-19/el-ejercicio-fisico-clave-para-el-tratamiento-del-cancer-de-mama.html?ssm=whatsapp_CC

20 visualizaciones0 comentarios

댓글


bottom of page